Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 10 de marzo de 2010

un jueves diez

Sabes cuando estoy así, cuando viene ese algo de sombrero redondito redondito y me dice ey veni capas que esto te gusta y me agarra la mano y me saca me tironea el cuerpo y logra sacarme de mi mente afuera se hace todo lento pero acá en mi no mente solo río y corro, y es todo tan rápido que afuera el tiempo no se para pero casi casi. Ese algo del sombrero, me sobre vuela y no me deja volver nunca, solo hasta después de haberse desmallado de risas y haber corrido lo que qusiera y jamas podría alcanzarlo porque no se volar, él si. Puedo hablar desde donde no estoy, algo de mí debe de quedar pero es muy complicado estando bastante lejos, ahí con el algo del sombrero, donde se me pierden las medidas, y los tiempos, y los tonos de sonidos y los ruidos y los todos. Es liviano, irse de la mente hace que todo sea liviano, lejano, normal y rápido en uno en si, completamente lento todo lo demas. Puedo hablar pero no te conozco, ni me conozco, ni se donde estoy. Tampoco tengo sexo. Tampoco existe la diferencia entre colores, mucho menos el nombre de nada. Me pierdo muy fácilmente, se que ya lo vi todo porque algo de mi mente queda, pero no deja de ser desconocido, despues de todo, estar en mi no mente hace que las cosas se vuelvan así. Qué se yo si hay un tiempo, ni me interesa, o si tengo ropa, menos que menos. Podría preocuparme por hacer que el algo de sombrero se desmalle y se duerma asi me deja volver, estar tan fuera es como chorrearse de calor en la elevación de cada pié y no entender más nada. Reír y correr. En vano buscar ayuda para volver, nadie podrá tomar contacto con esa casi completa parte de uno mísmo que no está acá, es como verse desde afuera siendo un ser aislado casi animal.
Y a la vuelta, te duele la cabeza. El cansancio corporal general provoca sueño, mareo, a veces un poco de nauseas, y ahora esperar que el corazón ya no dispare esos latidos desesperados a mil. Estando acá de nuevo, ya todo es más pesado, y hay tiempo, números, nombres, y esas cosas muy humanas que nos son tan normales.



Adios algo del sombrero,
estoy en mi mente otra vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario