Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 10 de marzo de 2010

C u e r p o. pero la visión dos mil ocho, o quizás nueve, pero solo quizas.

Cómo entenderte esos pómulos, esas pupilas bien abiertas y tus palabras dérmicas al nombrarte piernas, pechos sin telas como la mayor belleza natural. ¡Y cómo no nombrarlos de tal manera! siendo la piel tan divina, el cuerpo tan hermoso, tan divino, divino en su totalidad. Claro ejemplo de perfección, en todas sus medidas y no medidas, en su simetría tan simultaneamente asimétrica; en lo que nuestro filtro permite, y mas aún en lo que no. Donde los bordes contorneados en la luz, la piel es tersa, o envejecida. Desde las uñas a la delicada mano, casi madre del sentir; a los brazos, a los codos. A la curva del cuello envuelta en una seducción exquisita, se escala a la mandíbula; sube a la cabeza, con el pelo relatador de los años, de los enfermos.. Los túneles internos vertiendose a las piernas; hasta los pies, hasta los pies. Más aún, los pechos femeninos. En todo su resplandor desde el crecimiento y su tiempo en función, a la cálida vejez en los pezones embedidos por el acto maternal; Y la hendidura diafragmal, ¡Ah! donde reposan los sonidos calmos del oxigeno penetrando en cada célula del ser, de la armonía.. de algún desvelo. Dibujando con la yema de los dedos círculos de sombras sosegadas en la luz, los bordes del tegumento eufónico, llegar al vientre. Esa tierra blanca, fuente de vida, cúpula de la creación; Y la caricia. La caricia sobre la frente inquienta, y abajo la naríz meciendose en la felicidad de algún aroma a invirno, o del propio hogar; y los labios miel y los labios sal; En la completa sutileza de los bordes, las comisuras, y hasta el aire que se comprende a lo largo del pliegue de una leve sonrisa, o del dormir. Los parpados y pestañas, que revelan retazos de psiquis, la curiosidad del semejante por descubrirlo todo, y pintarlo todo, en la redondez del iris, de los tuneles, de las pupilas. Juanto al oído, que se ceduce al canto corpóreo, o terrenal, o a todo... todo lo demás. ¿Cómo entenderte? si pudieras verlo como lo que es; Tan puro, tan puro, tan perfecto tan hermoso, puente único a lo eterno, La materialización del alma, el completo ser. La neciedad permite seleccionar y diferenciar segun las telas de tus ojos, a vos, sí, vos.. que te dormis frente al 'descaro humano', Vos
Cómo te cuesta ver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario