Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 10 de marzo de 2010

desp #2

Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhh qué pensaría mi madre mi padre mi hermano mi no dios que me mira de no se donde si así me viera tan tan tan tan así, si yo mísma me viera no en un espejo no eso no serviría no me reflejaría como en realidad me veo desde donde nadie puede, solo yo si estos latidos no me enredaran los ojos para hacer que solo continúe en estos mares y mares y mares y qué se yo dónde estaré, si realmente seré naufrago o algo que duerme en el aire de la gente que mira y que mira pero que no ve realmente donde se hunde no el pecho, eso no, nada que tenga que ver con el hueso de la carne del ojo ni de nada, más bien sino eso que se hunde como un barro con vida propia con garganta que se traga alguna parte del alma y liba la belleza de estar parado realmente sobre el cuero cabelludo en algún techo de vi dri o. Ya no se a dónde voy nunca lo supe ni se mentirme de manera alguna ni necesito de eso porque ni siquiera creo que me importe demasiado la dirección de la corriente del río de la cama de los años de mi mente, hay cosas que realmente me dejan el cuerpo como si fuera una pluma así todo sin sangre sin peso ni procesos ni químicos ni líquidos ni nada que se le parezca, ese tipo de cosas en este caso verbales que flotan en la nada, pero sí aún aseguro ver el humo que sale de mí porque hay cosas que duelen, hay cosas que son ciertas y otras que no, pero proveniendo de un cuerpo alguna vez bien bien vivido puede que te atraviesen de tal manera exactamente este lugar pequeñito en el que me encuentro plasmando no se como lo que vivo, y que termines hecho un pedazo de mismísimo asco, retorciendote entero como algo que vomita su propia esencia, todo lo que es y deja de ser, todo lo que ha hecho de sí después de que el mundo ha pisoteado unas cien veces las ganas de ser y de estar despierto o dormido, solo entonces se descompone a sí mísmo ya completamente rendido de tanto olor a muerte sobre la lengua, y la sensación de algún metal hundido en la sien sumado a la repugnancia repentina de tener
un
espejo
en frente.
Por fin diferencia su raza
su sexo
sus rasgos
tan
hu ma nos.
Y la repugnancia,
se hace más intensa
porque está ahí,
y tiene pies,
y sabe
que ese olor
proviene
desde lo más profundo
de
su
ser,
vuelto agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario