Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 8 de abril de 2011

Giro hondo.

La muerte que se muera sola.
Qué se es sino una recopilación de muertes
que deambulan.

Podríamos ser los modernos poslocornios transitando la marea
O podríamos reiterarnos espejivamente en un temblor semejante
Reiteraciones pro pseudo cósmicas lanzadas al azar en pleno esparbajo clardominido
Escapándole a los casi nada ser, casi nada yo qué sé, Yo sí y a los
Podríamos qué.
Ser sino una recopilación de carnilades anípedos
transformándose a cada golpe rotundo del cuerpo sacudido
como un polvo de sed en plural emergiendo desde el fondo reproducido
en los vocablos que arañan por ímpetu sanguíneo el silencio entero de allá el abismo
Enfermo del todo casi
- Que casi casi dónde y entonces
Nos redimimos Siempre al extoplate desvanecido entre las lenguas del puro Sexo;
del pleno canto húmedo en el Seno de las tramóneas posibilidades
Que buscamos el todo nada revolviendo la córnea podríamos
poner la órbita agolpada en el escurnio dado vuelta.

Atinar a reconstruir en la vocal propia el arcamanzo esclarecido
Y tragarnos así la tierra boca por brazo con toda su hidrosoteria
su entrepierna de abanico
sus geográficos reflujos enterrados
en una pecera de labios

En el azúl dérmico superpuesto
Al volcán primero erupcionando entrecortado

Una extrapolifusión de pólen ambilírico suturado y
En el respiro próximo el universo exhausto

recaído antiplíscimo sobre sus rodillas de costado
Se desarma al filo del hilo La hija El pájaro
-Sed es arma la corteza plana en la marea baja

En la saliva mansa

En la reamoramarga

En la mísma cara manca del cada día acaba
Del todo siempre solo y sea

Que la muerte se muera sola.

miércoles, 6 de abril de 2011


Decirle a tus pequeños muertos que no cesan los golpes en el cajón de tus memorias donde ambos cuerpos se retuercen el uno contra el otro queriendo salir. Decirles que den un salto al abismo nutrido a destiempo donde toda invisibilidad de vuelo dará a luz cada fragmento de su piel lúcida entrecortada entre los vidrios descuidados de tus ojos que los despedazan poco a poco de rodillas ante el Desespero, que los desean en el universo cualquiera sea de aproximaciones sensibles Así Sea tu médula el puente para plantarse boca abajo en las raíces de quienes podrían apaciguar cada grito, interno o externo, revivir todo paso quebrado en el ocaso transparente sobre la boca o entre los dientes al amor de tantos al amor de tantos tantos que te amaron que te amaron, te amaron tantos Vida te amaron. Decirles que no cesan los golpes de silencio exponiendo el deterioro físico de sus huesos, la falta de aire en estas venas ya vencidas, desplomadas ante la variación constante de su congelamiento inestable, no existe elemento en el desahogo ni complemento que eleve el espíritu el sueño sobre mi dolor por las manitos que no vieron esta mano entrelazándolas sola porque Vida vos ya no podías. A tus pequeños muertos decirles; que den un salto al abismo atemporal desde las entrañas que mis ojos no ven, como vidrios asoman su filo a lo desconocido;

A mis pequeños muertos

decirles,




Líbrenme del vacío.













cero.

Días en que respiro como si respirara.

Días en que te veo pequeña bajo tu lengua.


A veces te digo que te abraces

aunque estés sola y nadie pueda verte,

nadie pueda sentir sobre el agua de tus ojos

la estela que te acaricia y te palidece.


Días en que recuerdo que a tu amor profundo

lo habita tu único silencio

a la hora de las luces muertas,

siempre y donde el oxigeno

tiene forma de pez al filo de la ternura

cuya existencia se da solo

al labrar tus facciones contra el sol aparente.


-Porque por estos tiempos ya nadie sabe del sol.-

Ya todos se delimitan por un caleidoscopio multiforme, dicen.


Días en que te veo pequeña entonces

al borde del desamparo balanceando un pié primero y luego el otro


como si no esperaras nada.

Como si esperaras todo.


O solo a las muertecitas

Las únicas que conocen tu llanto

el grito mudo al vacío

tu consuelo barato


Que sean ellas las muertecitamor

las que vengan a buscarte

y te arrastren dormida hasta el entierro.